Las marcas de moda son pioneras en emplear estrategias innovadoras y digitales, porque los consumidores de lujo son de los más exigentes, así que usan la tecnología como aliada para crear experiencias de consumo mucho más cercanas al consumidor y mucho más memorables.